LO MÁS PROFUNDO ES LA PIEL[1]. LECTURA Y ESCRITURA EN EL POSITIVISMO ARGENTINO

Resumen:

En el marco del  positivismo argentino de comienzos del siglo XX, es posible distinguir discursos y prácticas que guardan numerosos aires de familia con las tendencias biopolíticas que se harán manifiestas en Europa unas décadas más tarde. El movimiento positivista argentino, además de construir una epistemología estatal, útil para trazar líneas de demarcación y distribución de lugares sociales, líneas que se inscribieron en los cuerpos de la misma población, produjo una escritura que funcionó como dispositivo de identificación de la insania en la cultura y en la escuela. Tal el tema de este artículo.

Palabras clave: Positivismo, higienismo, biopolítica, locura.  


Borges, con ese tono a la vez tímido e irónico que lo caracterizaba, en una clase memorable en el Colegio Libre de Estudios Superiores, proponía esta analogía: “Tratándose de irlandeses, no tenemos por qué suponer que la profusión de nombres irlandeses  en la literatura y en la filosofía británica se deba a una preeminencia racial, porque muchos de esos irlandeses ilustres (Shaw, Berkeley, Swift), fueron descendientes de ingleses, fueron personas que no tenían sangre celta; sin embargo les bastó sentirse irlandeses, distintos, para innovar en la cultura inglesa. Creo que los argentinos, los sudamericanos en general, estamos en una situación análoga; podemos manejar todos los temas europeos, manejarlos sin supersticiones, con una irreverencia que puede tener, y ya tiene consecuencias afortunadas” [2] . Se sabe que la irreverencia a la que alude Borges  no es otra que la suya; la irreverencia que lo lleva a incluir en una traducción del Ulises de James Joyce el argentinismo “masita”. O a inventar un idioma de orilleros,  cuchilleros y compadritos que muchos comprarán después como el  habla “nacional y popular” por excelencia, contra el mismo Borges sin ver que Evaristo Carriego, por caso,  es, en gran medida, un invento borgeano. Por eso Beatriz Sarlo puede referirse a Borges como un “escritor en las orillas”, alguien que se inventa una escritura en los márgenes de la literatura universal. ¿Habrá algo más argentino que ese gesto? Quizá análogo (y no meramente comparable) con el acontecimiento futbolístico del siglo XX: el mejor jugador de footbol de toda la historia de ese deporte, inventado, vaya casualidad, por ingleses, creció a orillas del Río de la Plata.  

La apropiación del positivismo en América Latina bien podría ser la inversión trágica de la ironía borgeana: la capacidad para asumir desde las orillas, desde los márgenes, una de las más  poderosas corrientes ideológicas del cambio de siglo se tradujo en nuestros países en escrituras al servicio de tácticas y dispositivos disciplinarios o  de estrategias biopolíticas con un marcado componente racialista [3] . Basta con ojear la monumental  antología positivista de Leopoldo Zea, o los estudios de  Oscar Terán sobre Ramos Mejía y José Ingenieros para  tomar nota  de la honda huella que deja el positivismo en  diversos campos del saber que van desde la medicina, la psicología, la sociología hasta la filosofía, la pedagogía y la literatura en el período que va desde mediados del siglo XIX hasta la década del 40 [4] .

Aquello que intentamos pensar aquí es cómo funcionaron las escrituras del positivismo argentino en relación a las prácticas del estado liberal y del estado higienista. Y como no hay más filosofía que aquella que intenta pensar el presente, aún cuando su marco de referencia sea una coquetería intelectual como la historia de las ideas, se nos impone la pregunta: ¿hasta dónde han calado esas escrituras, esos discursos dirigidos al cuerpo y a ese otro cuerpo—objeto  también de las prácticas estatales y policíacas del nuevo poder soberano—, el  cuerpo de la población? ¿Existe algo así como un impensado que opera incluso en los discursos más críticos al positivismo, resguardando aquello que se quiere conjurar? ¿No retorna una y otra vez ese impensado cuando se despeja la escena de la espontánea socialidad y asoma la oscuridad del conflicto que calladamente la sostiene? Me refiero a esas inflexiones de nuestra historia en las que  invocaciones a la “reserva moral”, a la patria, o “al campo” (lugar en el que viven bucólicas gentes que no se ensucian con el barro de la política, ni el de la historia, ni el de la filosofía),  desembocan en otras escrituras donde la retórica de tomar la parte por el todo opera en las fronteras de lo político, marcando territorios, excluyendo, negando, estigmatizando. Así,  “nosotros producimos riqueza para el país” o mejor dicho, “nosotros somos la patria” [5] , dejan de ser meros enunciados para revelarse como demarcaciones de un límite, de un territorio. Todos sabemos qué pasa cuando un sector de las elites se autoproclama “reserva” o “granero”.

Es decir, si existe tal componente impensado operando en las identidades y en los discursos no debe ser atribuido a ninguna idiosincrasia, a ninguna identidad o supuesto ethos  cultural. La operación de una filosofía que se precie de tal será desnudar esas políticas de la verdad. Parafraseando a Foucault, digamos que no conocemos otra definición de filosofía, salvo esta: política de la verdad [6] .  La tarea de una filosofía semejante es bien modesta. Se trata de localizar archivos para abrir los pliegues mudos del poder escribiendo los cuerpos. Es decir, abrir las puertas de la fábrica del poder soberano para ver qué sujetos produce y, sobre todo, cómo los produce.

América: la cuestión de las razas entre servidumbre y emancipación.

Como ha mostrado Leopoldo Zea, desde los inicios mismos de la emancipación americana  aparece el problema de la raza [7] . Simón Bolívar, en su Carta de Jamaica,  lo pondrá en estos términos: “Los americanos en el sistema español que está en vigor y quizá con mayor fuerza que nunca, no ocupan otro lugar en la sociedad que el de los siervos propios para el trabajo y cuando más el de simples consumidores” [8] . Según Zea, “A Bolívar se le plantea un problema que se planteará después a los civilizadores, los “emancipadores mentales” y los positivistas latinoamericanos: ¿Cómo improvisar? Esto es: ¿Cómo partir de experiencias que no sean ya las de la servidumbre? ¿Sobre qué habrá que apoyarse para dejar de ser lo que se ha sido y así dar origen a una realidad que no sea ya la que dejó el coloniaje?” [9]

El problema, ya en la visión de Bolívar, remite a una raza creada para la servidumbre: la raza mestiza y criolla como herencia de la conquista. Para Bolívar el problema es que, una vez emancipados del poder español,  los americanos no sabrán qué hacer con su libertad. No deja de llamar la atención  que en la mentalidad ilustrada de Bolívar, un auténtico jacobino, el factor de diferenciación en relación a europeos y norteamericanos haya que buscarlo en la sangre. Hacia el final de su vida, el libertador escribe: “La sangre de nuestros ciudadanos es diferente. Mezclémosla para unirla. Unidad, unidad, unidad, debe ser nuestra divisa. Pero habrá que acertar, pues si no se acierta la esclavitud será el término de nuestra transformación” [10] . De ahí la amarga sensación que dejan  la últimas cartas de Bolívar, para quien América es poco menos que un caso perdido: “Primero: la América es ingobernable para nosotros. Segundo: el que sirve a una revolución, ara en el mar. Tercero: la única cosa que puede hacerse en América es emigrar; cuarto: este país caerá inevitablemente en manos de la multitud desenfrenada para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles de todos colores y razas; quinto, devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos; sexto, si fuera posible que esta parte del mundo volviera al caos primitivo, este sería el último período de América” [11] . La razón ilustrada se ha mostrado impotente frente a la sangre.

De esta lectura de Bolívar al racismo de Conflicto y armonía de las razas en América hay un pequeño paso. De hecho, la idea de una raza única recorre ambos pensamientos. Sólo que en el caso de Bolívar se trata de una raza que debe manifestar su originalidad, aquello que la hace única, mientras que para Sarmiento la apuesta es deslatinizar América e infundirle sangre anglosajona. El proyecto civilizatorio toma el relevo del proyecto emancipador: civilizar en la visión de Sarmiento será propiciar una transfusión de sangre y de mentalidad. La salida de la servidumbre se presenta como una transformación de lo dado por negación o yuxtaposición de otra mentalidad, y por el aliento de una política inmigratoria capaz de modificar la herencia de la colonia española: “Sin ir más lejos. ¿En qué se distingue la colonización del norte de América? En que los anglosajones no admitieron a las razas indígenas ni como socios ni como siervos en su constitución social. ¿En qué se distingue la colonización española? En que la hizo un monopolio de su propia raza, que no salía de la edad media al trasladarse a América y que absorbió en su sangre una raza prehistórica servil” [12]

El discurso positivista argentino.

El  tema racial asumirá los contornos de un discurso científico a partir de la recepción del positivismo. Ya Sarmiento se remitía a Spencer y a Darwin. Sin embargo, a partir de las últimas décadas del siglo XIX,  sobre todo en Argentina, el discurso positivista asume  pretensiones de mayor  rigor científico que en la Generación del 80, por ejemplo. El ingreso del positivismo en el Río de la Plata está asociado por cierto a los nombres de Pedro Scalabrini, Alfredo Ferreira, Víctor Mercante y Rodolfo Senet, todos ellos intelectuales vinculados a la formación de la docencia del normalismo argentino [13] . Los alcances de la visión positivista en el fin de siglo (XIX) argentino, son expuestos en estos términos por Alfredo Ferreira en la revista La escuela Positiva, editada en la provincia de Corrientes en febrero de 1895: “El positivismo es la ciencia espiritualizada, sistematizada y generalizada. Fuera de la ciencia no hay nada: después de abrazar el arte y la industria, ella puede llegar hasta predecir la aparición de un grande hombre con el advenimiento de un acontecimiento social del futuro, como el paso de un cometa en el cielo” [14] . Ferreira celebra los logros concretos de la ciencia, sus éxitos en el terreno práctico. Florentino Ameghino, de modo entusiasta adherirá a los logros en el terreno de la técnica, entendida como ciencia aplicada [15] .   Sin embargo,  el discurso positivista en Argentina tendrá otros alcances a partir de la figura de José María Ramos Mejía y de José Ingenieros. En ellos la pretensión de rigor científico se extiende al terreno de los hechos psíquicos y de los fenómenos sociales.

Ramos Mejía, nacido en 1849 y perteneciente  a una familia tradicional, se formó  políticamente en las filas antirrosistas, se graduó de médico en la UBA y se especializó en patología nerviosa. Su recepción del positivismo será a través de una variante desarrollada en Italia por Cesare Lombrosso, quien entre 1860 y 1870  funda la escuela de antropología positiva [16] . Lombrosso,  a partir de la influencia de Sorel, de Darwin y de Spencer se dedicará a la tipificación científico-positiva de delincuentes y prostitutas. Hablamos de saberes que se inscriben en las actas fundacionales del estado liberal higienista.

José Ingenieros es inmigrante italiano. Oscar Terán llama la atención sobre un detalle biográfico: la argentinización del italiano Ingegnieros como un intento de borrar su origen inmigrante [17] .  A diferencia de Ramos Mejía, Ingenieros es quizá el primer intelectual moderno de la Argentina. Su prestigio no proviene de otro capital que su saber. No tiene linaje ni mantiene relaciones en términos de influencia política. Él mismo se presentará como un científico objetivo más allá de los vaivenes de las tendencias políticas: “Las opiniones expuestas a continuación no pueden corresponder a las tendencias de ningún partido político”, dice en la introducción  a su artículo “De la sociología como ciencia natural” [18] . Como buen positivista, Ingenieros adhiere a la idea de neutralidad valorativa de las ciencias. Por eso, como se verá, la vinculación entre el positivismo argentino, la política higienista  y los problemas vinculados a las nuevas multitudes no se explican desde la subjetividad de los intelectuales—racismo como cuestión privada o sentimiento moral—sino  que se trata de un problema estructural y de época que irá experimentando desplazamientos significativos.

En Ramos Mejía y en Ingenieros, como veremos, se cruzan intereses vinculados al higienismo, al ascenso de las masas a la vida política y a la tipificación de una patología social entramada en esos problemas: la simulación. Puede decirse que hay toda una estrategia biopolítica destinada a los simuladores que involucra no sólo a la medicina, a  las políticas de salud y seguridad sino también a  las políticas de educación y cultura. No es un detalle menor que Ramos Mejía haya ocupado el cargo de Presidente del Consejo Nacional de Educación entre 1908 y 1912. Tampoco lo es el hecho de que Ramos Mejía haya escrito Los simuladores de talento y José Ingenieros Simulación en la lucha por la vida. En ambos, el enfoque es sociodarwinista: se trata de trasladar un mecanismo de adaptación biológica de algunas especies al terreno social de la lucha por la vida [19] . En ese sentido, Josefina Ludmer habla de una “coalición cultural y literaria” que desde 1880 es, de hecho, “una coalición estatal, quizá la primera” [20] . Una coalición de escritores y científicos al servicio de las políticas del estado liberal. Es decir, al servicio de una gestión policíaca de los cuerpos. Quizá, desde nuestra perspectiva,  podamos decir que se trata de una amalgama de discursos, solidaria del sistema de dominación política que ejercen las minorías aristocráticas de Buenos Aires. El problema es fascinante porque permite ahondar en  las complejas y nada inocentes relaciones entre literatura, ciencia y política. ¿Por qué vemos aparecer en el período que va desde 1890 a 1940 toda una serie de discursos sobre la locura, la delincuencia, la prostitución y la simulación? Discursos que van desde la medicina, la higiene mental, el ensayo sociológico y filosófico a la literatura de ficción y a la pedagogía. En afinidad con la tendencia naturalista, “los médicos escriben una literatura de la insania”, al decir de Horacio González  “más que ciencia, lo que se estaba fundando era un laboratorio social de máscaras donde se estudiaban las oscuras razones del servilismo y del lucimiento” [21] . Un corte en las condiciones de producción y de reconocimiento de estos discursos permite acceder a la escritura como práctica política; ver de qué manera, la literatura “realiza el reparto” [22] , según la expresión de Jean Luc Nancy.

Ese reparto social que asignaba desde Sarmiento un lugar a la civilización, es decir, la ciudad (o mejor: Buenos Aires),  y otro a la barbarie, esto es: el interior con su “masa” rural, gaucha, atrapada en la nada de la pampa, entra en crisis por la aparición de un fenómeno social nuevo, efecto indeseado de la inmigración: las masas o multitudes urbanas. La transfusión de sangre auspiciada por Sarmiento y Alberdi no fue tal: el aluvión inmigratorio no trajo la ansiada sangre sajona, sino la española y la italiana. La preocupación inicial de Ramos Mejía se inscribe en línea con la obra de Gustave Le Bon, Psicología de las masas.  En gran medida,  Las multitudes argentinas es una traducción y adaptación del trabajo de Le Bon.

Como vimos, la preocupación por las multitudes no es nueva. Ya Bolívar, en el ocaso de sus días, asociaba “multitudes desenfrenadas” con “tiranuelos imperceptibles”. En Ramos Mejía, esa preocupación asume la forma del temor a una revolución socialista. Las nuevas masas urbanas no son como las viejas masas rurales, de las que Ramos Mejía destaca  la “obediencia” y la “abnegación”. Se trata, en gran medida, de una “gruesa capa de elemento extranjero que ha incorporado a la nuestra su sangre fría”. Frente a ella hay que precaverse ya que “el día que la plebe tenga hambre, la multitud socialista que la organice será implacable y los meneurs  que la dirijan representen el acabado ejemplar de esa canalla virulencia que lo contamina todo”. Es notable la inversión de la estrategia discursiva respecto a la generación anterior. Si para Sarmiento el mal era la pampa y las bondades de la civilización estaban en Buenos Aires, para ramos Mejía es al revés: las nuevas masas urbanas son temibles. Si para Sarmiento el mal era la sangre mestiza, para Ramos Mejía el peligro ahora es la sangre extranjera. Aparece un nuevo componente en el discurso racialista del positivismo argentino: el darwinismo social [23] .  Fue Ramos quien caracterizó a los tipos desviados en “ese auténtico zoológico social” [24] que es la multitud: el guarango, el canalla, el guaso y el compadre. A éstos, que representan lo más bajo de la escala social, se añade como peligro el burgués, tipificado por su afán de dinero y por su arribismo: “este burgués aereus, en multitud, será temible si la educación nacional no lo modifica con el cepillo de la cultura y la infiltración de otros ideales que lo contengan en su ascensión precipitada al Capitolio”.  La referencia de su pertenencia a la multitud (extranjera), y de la necesidad de darle un baño de educación nacional hace pensar en ciertos rasgos de un antisemitismo en expansión que identifica lo judío con el afán avaro y usurario de dinero [25] .

Frente a la amenaza que representan para las elites las nuevas multitudes urbanas,  el estado liberal-higienista diseñará y aplicará una política de bloque en todas las áreas de la vida social, con la contribución  entusiasta del nuevo discurso positivista.  Es necesario trazar líneas de demarcación para mantenerse inmune frente a la amenaza de las nuevas masas urbanas, en gran  medida, masas obreras [26] . Como lo ha mostrado Roberto Espósito, la categoría de inmunización es central en cualquier práctica biopolítica: se trata de poner a salvo, proteger: “Que a partir del siglo XVIII—como sostiene Niklas Luhmann—la semántica de la inmunidad se haya extendido progresivamente a todos los sectores de la sociedad moderna significa que ya no es el mecanismo inmunitario función del derecho, sino el derecho función del mecanismo inmunitario” [27] . Los modos de la inmunización, de ese trazado de un nuevo límite fuera del cual caerán delincuentes, prostitutas, negros, indígenas, judíos y demás “razas inferiores”, amén de simuladores,  se hace desde la política científica, desde la política educativa y desde la política cultural.

Un lugar privilegiado para la intersección de estas políticas será la institución escolar.  El objeto de esa “intersección de marcas” es el cuerpo infantil y el cuerpo adolescente. Este será abordado—y habría que decir plegado—, desde  diferentes discursos que parten de un lugar de enunciación común: eso que Ludmer llama “la coalición” [28] , y que de un modo confuso ha sido etiquetado como “liberalismo argentino”. Es posible identificar aquí una síntesis inédita de los dispositivos disciplinarios y las regulaciones biopolíticas  en la  figura de diversos tipos de examen, cuya finalidad es siempre la misma: identificar la desviación., la perversión, la locura, la simulación, la herencia enferma y peligrosa. Esa “fórmula dentaria” [29] va desde el trabajo de Juan Vucetich, primer experimentador de huellas dactilares en Argentina [30] hasta los desarrollos de la antropología infantil (positiva) de Víctor Mercante y Carlos Octavio Bunge, que Cesare Lombrosso seguirá con especial interés, hasta la biotipología y biología política de matriz pendeana que empezará a desarrollarse a partir de la década del 30 en estrecha colaboración entre el gobierno de Uriburu y el de Mussolini [31]

Desde un enfoque estético de inclinación naturalista hay que mencionar las novelas de  Eugenio Cambaceres y Manuel Podestá, este último de profesión médico alienista. En todas ellas aparecen escenas de examen, preferentemente de ciencias naturales, destinadas a desenmascarar a los simuladores, como el Gennaro Piazza de En la Sangre , o el “loco de los imanes” de Irresponsable.  Desde el mismo título las novelas de Cambaceres y Podestá hacen referencia al determinismo biológico y a la impotencia de la educación frente a la herencia que va en la sangre.  El naturalismo se desplaza como Darwinismo social y eugenesia: el lugar de selección de los más aptos es el examen escolar o el examen de la facultad de medicina.

Desde la pedagogía, Víctor Mercante, Carlos Octavio Bunge y Joaquín V. González se encargaron de hacer realidad las ficciones de Cambaceres y Podestá. “Galtonianamente, Mercante distinguía un grupo destinado a funciones superiores y otro dedicado a una vida  social inferior. Para el primero estaba destinada una educación profesional, mientras que para el segundo, las enseñanzas estarían acordes a la menor capacidad determinada por la pertenencia a razas que no han realizado su proceso de adaptación al ambiente. Las puertas de la escuela secundaria debían cerrarse para este último grupo porque no podían exceder la educación primaria y el disciplinamiento en un trabajo manual. Además de estos grupos, para Mercante existía un tercero, el de inteligencia superior, poco frecuente entre los americanos, y que buscaba afanosamente congregar en el sistema de internado del Colegio Nacional de la Universidad de la Plata. Para esto último elaboró sofisticados mecanismos biometristas de detección de capacidades, que incluyeron el intelectómetro y sus derivados: el cranocefalógrafo, el taquitropómetro, el hafimicroestesiómetro, el osmómetro y el ecúmeno electromagnético” [32] . Hay una escritura del examen biotipológico que ostenta todo un nuevo instrumental: grafías y metrías con que se escribe la normalidad y se tacha lo que excede a la norma. La superficie de esa escritura es el cuerpo infantil, el cuerpo adolescente y por extensión, el cuerpo de la población. Para la antropología infantil de Mercante, la niñez y la juventud son un problema, una crisis, una suerte de enfermedad  que debe ser curada en aquellos que tienen cura [33] . Quienes no la tienen deben ser echados de la escuela pública, lo cual equivale al excedente que configura la silueta del delincuente, del loco, de la prostituta. Quizás como nunca antes se  hacen visibles los nudos entre  política estatal,  estética  y pensamiento argentino. También como nunca antes se expone la solidaridad de la biopolítica con la muerte: hacer vivir y dejar morir.

Tal vez podamos ver, finalmente, un doble gesto en la ironía borgeana del comienzo de este artículo. A la irreverencia mencionada quizá podamos añadir otra dirigida al sueño eugenésico de una raza pura de argentinos, con una escritura puramente argentina enmarcada en una tradición argentina. Frente a tamaña megalomanía Borges—que no fue del todo inmune ni mucho menos, al sueño de la aristocracia vernácula—dirá  que lo argentino “es el pudor”, “la reticencia” y que, “el culto argentino del color local es un reciente culto europeo que los nacionalistas deberían rechazar por foráneo” [34]

Una historia aparte, al margen de estas escrituras, es la que conforman las resistencias anarquistas que van también desde la práctica política a la literatura  y  a la resistencia al saber positivista del estado en la forma de otros saberes, marginales y deslegitimados: las ciencias ocultas, la astrología, la teosofía. Si todo el saber del estado liberal higienista se apoya en la estrategia positivista del examen cuya finalidad es la confesión y el desenmascaramiento (es decir: toda una política de la identidad que va desde las huellas dactilares hasta los ridículos instrumentos de Víctor Mercante);  el saber marginal es un saber del ocultamiento, de lo que no ingresa en la grafía ni en la metría oficial y policíaca. También estas resistencias tienen su estética en la forma de literatura en Soiza Reilly,  en Roberto Arlt. Pero ésa es otra historia que excede los alcances de este trabajo.


Bibliografía

Borges, J L (1989): Obras Completas, 1923-1949, Buenos Aires, Emecé.

Espósito, R (2005): Immunitas, protección y negación de la vida. Buenos Aires, Amorrortu.

Gonzalez, H, (1998): Restos pampeanos, ciencia, ensayo y política en la cultura argentina del siglo XX. Buenos Aires, Colihue.

Kolakowski, L, (1979): La filosofía positivista. Madrid, Cátedra.

Ludmer, J, (1999): El cuerpo del delito, un manual. Buenos Aires, Perfil Libros.

Miranda, M-Vallejo, G, (comp). (2005): Darwinismo social y eugenesia en el mundo latino, Buenos Aires, Siglo XXI.

Tarcus, H,  (2007): Marx en la Argentina , Buenos Aires, Siglo XXI.

Terán, O, (2008): Historia de las ideas en Argentina. Buenos Aires, Siglo XXI.

Zea, L (2006): El pensamiento positivista latinoamericano, Caracas, Biblioteca Ayacucho.



[1] Cf. Deleuze, G, Conversaciones con Claire Parnet, Valencia, 2000, Pre Textos. 

[2] Borges, J, “El escritor argentino y la tradición” en Obras Completas I,  Buenos Aires, Emecé, 1989, p. 273.

[3] Adoptamos aquí la caracterización de T. Todorov para una actitud que va más allá del odio subjetivo hacia una raza o grupo social. Cf. Todorov, S, Nosotros y los otros, Méjico, Siglo XXI.

[4] Cf. La importante colección de estudios Darwinismo social y eugenesia en el mundo latino de Gustavo Vallejo y Marisa Miranda, Buenos Aires, 2005, Siglo XXI. Sobre todo, el  trabajo de  María Eugenia Talak, “Eugenesia e higiene mental: usos de la psicología en la Argentina , 1900- 1940” , pp. 563-599.

[5] "cuando gana el campo ganan todos, gana el país por mayor generación de riqueza”, Cf. Declaraciones de Néstor Eduardo Roulet, presidente de CRA en Diario Puntal,  Río Cuarto, edición del 18/10/2008, suplemento agropecuario. 

[6] Foucault, M, Nacimiento de la biopolítica. Buenos Aires, 2006,  FCE, p.11.

[7] Cf. Zea, Lepoldo,  El pensamiento positivista latinoamericano, Caracas, 2006, Biblioteca Ayacucho, I, p.IX-XXXVI.  

[8] En Zea, op.cit, p. XIII. Bolívar dice estas cosas en 1830.

[9] Ibid, p. XIII.

[10] Bolívar, S, Obras Completas, t.II, Caracas, Biblioteca Ayacucho, p.

[11] Bolívar, S, “Carta al general Juan José Flores”, Barranquilla, 9 de Noviembre de 1830, en op.cit, p.

[12] Sarmiento, D.F, Conflicto y Armonía de las razas en América, en Zea, L,  op.,cit, p. 181.

[13] Cf. Terán, O, Historia de las ideas en Argentina, Buenos Aires, 2008, Siglo XXI.

[14] Ibid, p. 141.

[15] Cf. Ameghino, F, Conceptos fundamentales, Buenos Aires, 1928, El Ateneo.

[16] Cf. Terán, op.cit, p. 128.

[17] Ibid, p. 148.

[18] En Terán, op.cit, p.149.

[19] Como lo ha señalado Josefina Ludmer, el tema de la simulación reviste un interés político especial porque se vincula con el delito y con al verdad. Desde el punto de vista de la resistencia, la simulación es una estrategia política para  zafar, para no confesar, para desmarcar la identidad.  También permite acceder a las internas de la clase dominante, o mejor, diferenciar la clase de pertenencia y la clase de referencia. No en vano Ramos Mejía se dedica a refutar a Ingegnieros (en italiano). Desde esta problemática, Ingenieros mismo es un simulador: accede a otra clase social simulando no ser quien es, y esa operación es gráfica, es una operación de escritura: borrar la g intermedia de su apellido. Payró, en su diario se refiere a Ingenieros como a un simulador: “para decir sin ambagues todo mi pensamiento: creo que se pasaba de listo” (Ludmer, J, El cuerpo del delito, un manual. Buenos Aires, 1999, Perfil Libros, p. 25). Ingenieros, a su vez, dirá que el libro de Ramos es una teoría de proyecciones políticas, pero no científicas: para simular el talento, hay que poseerlo. Sin embargo, Ramos Mejía y José Ingenieros estarán de acuerdo en ciertos casos de simuladores peligrosos: los  delincuentes y los locos.  Cf. Ludmer, op.cit. p. 124.  Curiosamente, el libro de Ingenieros tendrá gran recepción en la naciente eugenesia italiana al ser publicado casi simultáneamente en Buenos Aires y Turín. Cf. Miranda, M, Vallejo, G, op.cit, p. 241-242. 

[20] Ludmer, J, op cit, p. 139.

[21] Gonzalez, H, Restos pampeanos, ciencia, ensayo y política en la cultura argentina del siglo XX, Buenos Aires, 1998, Colihue, p. 31.

[22] Nancy, J L, La comunidad  inoperante,  Santiago de Chile, 2000, ed. Arcis.

[23] Sobre el impacto del darwinismo social en Argentina, véase el citado volumen de Vallejo-Miranda, Darwinismo social y eugenesia en el mundo latino, ed.cit. Acerca de la relación entre Darwinismo y Positivismo, dice Kolakowski: “En los diez años que siguieron a la muerte de Auguste Comte, la cultura europea se enriqueció, entre otras, de obras tales como El origen e las especies, de Darwin; Introducción a la medicina experimental de Claude Bernard; El utilitarismo, de Stuart Mill; los primeros tomos del Sistema,  de Spencer, así como con el primer libro de El Capital, de Karl Marx…la teoría de la evolución permitió a la reflexión positivista ir más allá de programas metodológicos y extender el conocimiento de las regularidades biológicas a la totalidad de los comportamientos y productos humanos. Herbert Spencer hace la síntesis de este modo de pensamiento”. Kolakowski, L, La filosofía positivista, Madrid, Cátedra, 1979, p.93; 113.  

[24] Terán, O, op.cit, p. 144.

[25] Cf. Al respecto, cf. Emma Zunz, de Borges. Asimismo, Josefina Ludmer llama la atención sobre la construcción del personaje de Lowenthal en Emma Zunz y sobre el hecho de que tanto Emma Zunz como Gregorio Barsut de Los Locos y Los Monstruos de Arlt matan a un judío en la Argentina de los años veinte. En ambos casos, señala Ludmer, los judíos asesinados son presentados con rasgos antisemitas (avaricia,  ejercicio del marranismo,  suciedad, etc.) En ambos casos, el crimen queda impune y los asesinos siguen con sus vidas. Cf. Ludmer, op.cit, p. 408-416. Respecto al carácter antisemita de las políticas eugenésicas del estado liberal-higienista, dice Gustavo Vallejo: “....en 1913 y fundado por Tomás Amadeo surge el Museo Social…En pos de la salud de la población, desde esta institución se propendió a ampliar aún más las  facultades de la ley de Defensa Social “para evitar la entrada de enfermedades infecciosas que pudieran causar hecatombes de víctimas” a través de una acción que excedía el plano humanitario.  Debía “impedirse el ingreso de habitantes de razas inferiores”, esto es, pertenecientes “a la raza negra y amarilla, y aquel elemento de verdad impropio para el país” que era el conformado por los judíos. “Esa gente no conviene de ninguna manera, pues no hay otra raza de las que viven en Europa que fuera tan degenerada como lo es la judía”. Miranda, M-Vallejo, G,  op.cit. p.156.

[26] Sobre la situación de la clase obrera en Argentina en el cambio de siglo, acerca del ingreso y difusión de la obra de Karl Marx entre las primeras asociaciones de trabajadores, cf. Tarcus, H, Marx en la Argentina , sus primeros lectores obreros, intelectuales y científicos. Buenos Aires, 2006, Siglo XXI.

[27] Espósito, R, Immunitas, protección y negación de la vida. Buenos Aires, Amorrortu, 2005, p. 19-20.

[28] Ludmer, J, op.cit, p. 31.

[29] Cf. Gonzalez, H, op.cit, p. 36.

[30] Gustavo Vallejo y Marisa Miranda llaman la atención sobre la correspondencia entre el trabajo de Vucetich y la modernización de los mecanismos de  represión del crimen ante las graves consecuencias sociales de la crisis del progreso de 1890, como también con el hecho de que esos procesos hayan tenido como epicentro a la ciudad de La Plata , “ciudad concebida urbana y culturalmente como una metáfora del orden”. Vallejo, G op.cit, p. 149-150. 

[31] Cf. Vallejo-Miranda, op.cit, p. 159-179.

[32] Ibid, p. 153.

[33] Cf. Biaggini, H, “La escolástica de laboratorio: juvenilismo y socialdarwinismo” en Miranda, M, Vallejos, G, op.cit., p. 441-449.

[34] Borges, op.cit, p. 270.